663 579 711 | 911 968 011 info@ibanos.com
Seleccionar página
Cómo limpiar la mampara de baño. Trucos para que quede reluciente

Cómo limpiar la mampara de baño. Trucos para que quede reluciente

Una mampara es un elemento clave en nuestro cuarto de baño. Con ella evitamos que el baño se nos llene de agua y jabón cuando nos duchamos.

Ya sea una mampara de cristal transparente o serigrafiada es uno de los elementos más estéticos del baño, pero no es tarea fácil mantenerla limpia.

Los residuos de cal que se encuentran en el agua y los restos de jabón que se pegan a la superficie le pueden dar a la estancia un aspecto más dejado, por ello, además de por la higiene es importante mantener la mampara limpia.

¿Cómo limpiar la mampara del baño?

En primer lugar debemos empezar por tener un mantenimiento cada vez que nos duchemos y así a la hora de limpiarla a fondo nos resultará también más sencillo.

La gran mayoría de fabricantes ya suelen aplicar a los cristales de las mamparas un tratamiento antical permanente o semipermanente.

Estos tratamientos suelen consistir en aplicar unos polimeros fluorados que reaccionan con la superficie del vidrio y crean una película incolora de baja energía que hace que el agua resbale con mayor facilidad arrastrando con ella la cal y suciedad.

Con estos tratamientos la mampara conservará su aspecto de nueva durante mucho más tiempo y será mucho más fácil su mantenimiento.

¿Qué pasos hemos de seguir para el mantenimiento de la mampara?

Airear el baño después de cada uso:

Si abrimos la ventana y la puerta después de ducharnos conseguiremos que el aire corra y las gotas de agua se sequen descongestionando la humedad concentrada tras la ducha.

Enjuagar la mampara después de cada ducha:

La cal tiene una singularidad y es que cuando usamos agua caliente esta se desprende y cae por el sumidero, pero no cuando está fría.

Por esta razón la cal es más propensa a aparecer en verano que en invierno y en lugares de la casa donde se lave la ropa o útiles de cocina, como por ejemplo en lavadoras y fregaderos.

Si tras ducharnos la aclaramos y pasamos un trapo seco por la mampara conseguiremos evitar que se vayan acumulando restos de suciedad.

Hora de la limpieza:

A parte de los productos específicos que podemos encontrar en los supermercados o droguerías, existen otras soluciones que se vienen haciendo desde hace décadas y con muy buenos resultados.

Te desvelamos algunos trucos para que tu mampara de ducha quede reluciente, sin cal y sin moho.

¿Cómo limpiar la cal de la mampara?

Para limpiar la cal de los cristales de la mampara debemos recurrir a uno de los mejores limpiadores y desinfectantes naturales que todos tenemos en casa: el vinagre. Además, no mancha ni estropea el cristal de la mampara a diferencia de otros productos.

Proceso:

  1. Ponemos en un cazo un poco de vinagre y antes de que hierva lo retiramos y lo metemos en un bote con pulverizador.
  2. Rociamos el contenido en la mampara y dejamos actuar unos 5 – 10 minutos.
  3. Frotamos la mampara con un paño húmedo.
  4. Frotamos con un paño seco para sacar brillo.

Con estos pasos las manchas de cal y el resto de suciedad desaparecerán, pero si las manchas persisten, otra opción es mezclarlo con dos cucharadas de bicarbonato de sodio y seguir el mismo proceso anterior.

¿Cómo limpiar el moho de la mampara?

Para una mampara con moho lo más sencillo y eficaz es rociar en la mampara y en el carril zumo de limón. Con esto evitaremos que las bacterias se propaguen y se produzca el moho.

Proceso:

  1. Exprimimos un limón y vertemos el zumo en un bote con pulverizador.
  2. Rociamos el contenido en la mampara y dejamos actuar unos 5 – 10 minutos.
  3. Frotamos la mampara con un paño húmedo.
  4. Frotamos con un paño seco para sacar brillo.

Si esto, no nos diese el resultado esperado, porque nuestra mampara esté más sucia de lo habitual recurriremos como siempre al bicarbonato.

Proceso:

  1. Mezclamos bicarbonato sódico con agua hasta que se forme una pasta.
  2. Ponemos un poquito sobre cada una de las manchas y dejamos que actué 1 hora aproximadamente.
  3. Con un cepillo de dientes que no utilicemos frotamos hasta que las manchas desaparezcan.
  4. Enjuagamos con agua templada.
  5. Frotamos con un paño seco para sacar brillo.
Cómo medir tu mampara

Cómo medir tu mampara

Estamos acostumbrados a comprar de todo por Internet, pero aún así sigue habiendo algunos productos que preferimos comprar en una tienda física.

En el caso de las mamparas online, aunque parezca difícil, la medición podemos hacerla nosotros mismos siguiendo unos sencillos pasos, (aunque siempre es aconsejable que las corrobore un experto antes de instalar).

A continuación explicamos como hacer la correcta medición de una mampara; común de todos los fabricante y modelos. Si surgiera cualquier duda durante la medición no dudes consultarnos y te ayudaremos 🙂

¿Cómo medir la mampara para tu ducha o bañera?

En primer lugar, debemos saber que existen tres familias de mamparas de baño: mamparas frontales, angulares y semicirculares.

Aquí veremos como medir las mamparas frontales y angulares.

Mamparas Frontalesson las que van entre paredes. Las hay disponibles tanto para bañera como para ducha.

En este caso debemos tomar las medidas milimétricamente en tres puntos distintos:

a) Parte inferior

b) Parte media

c) Parte superior

El objetivo de medir en tres partes diferentes es detectar posibles desplomes en las paredes. Una vez recogidas nos iremos al desplegable que aparece en la ficha de producto de la mampara y nos fijaremos en que estén dentro de los rangos seleccionados.

 

 

Si por ejemplo hemos obtenido las siguientes medidas del hueco de pared a pared:

a) Parte inferior: 115,1 cm.

b) Parte Media: 115,3 cm.

c) Parte superior: 115,7 cm.

Y en el desplegable nos aparecen lo siguientes rangos:

Debemos elegir el rango de 115 – 120 cm, ya que las medidas tomadas están dentro del mismo.

Es posible que en algunos casos se precise de información adicional que se complementara con fotografías de la zona.

Mamparas Angulares: Conocidas también como mamparas de rincón, ya sean de bañera o ducha tienen forma cuadrada o rectangular y normalmente apertura por el vértice.

 

Para medir mamparas angulares tomaremos las medidas desde la pared hasta el vértice de la bañera o plato (justo hasta el filo exterior), así obtendremos dos medidas (una por cada lado).

 

Tomando como referencia el vértice del plato de ducha (mirado desde fuera hacia el interior de la ducha), el lado derecho corresponde al lateral que queda a nuestra derecha y el lado izquierdo al lateral que queda a nuestra izquierda.

 

Si queremos instalar una mampara angular y tenemos las siguientes medidas:

a) Lado izquierdo (en la imagen frontal): 106,5 cm.

b) Lado derecho (en la imagen lateral): 67,5 cm.

Y el desplegable del modelo de mampara escogida nos aparecen las siguientes opciones:

El rango que elegiremos sería 105 – 109 x 65 – 70 cm, ya que nuestra medida de 106,5 cm está entre los parámetros 105 – 109 cm y la de 67,5 cm está entre los parámetros 65 – 70 cm.

Importante: la mampara nunca quedará enrasada con el borde exterior del plato, sino que habrá un retranqueo de 1 a 2 cm.

En ibaños podrás encontrar todo tipo de mamparas para tu cuarto de baño de grandes fabricantes del sector como GME, Novellini, Grandform, Becrisa o Spazia.

3 ideas para un baño compartido más cómodo

3 ideas para un baño compartido más cómodo

El objetivo final de un baño compartido es conseguir que dos o más personas puedan usarlo al mismo tiempo, sin incomodidades y con un espacio de uso propio.

A continuación proponemos 4 ideas para que el día a día en un baño compartido sea más confortable.

Diseño funcional y distribución por zonas

Ya sea un cuarto de baño compartido con la familia o con la pareja hay que adaptarse al espacio disponible y delimitar las diferentes zonas de uso en las que lo queramos dividir.

En los baños compartidos hay que lograr un equilibrio entre la parte estética y la parte práctica y funcional, para conseguir un resultado bonito pero también cómodo.

Debemos pensar en las necesidades de cada miembro de la familia, no todos le vamos a dar uso de la misma manera. Debemos fijarnos en cada elemento o material que vayamos a colocar con perspectiva de futuro ya que en un baño se busca durabilidad por muchos años.

Normalmente un baño lo dividiremos en tres zonas por cada una de las funciones que realizamos en él: la zona del tocador (lavabo), la zona de baño (bañera, mampara y/o plato de ducha) y la zona de sanitarios (inodoro y bidé).

Si disponemos de espacio suficiente en los baños compartidos conviene separar el inodoro y el bidé del resto de los espacios del cuarto de baño. De esa forma se podrán hacer las necesidades sin que nadie se incomode y esconderemos también la parte menos estética del baño.

El inodoro y bidé serían los elementos principales a aislar, y en segundo lugar si seguimos con espacio suficiente es aconsejable también crear una zona para el plato de duchamampara y/o bañera consiguiendo así mayor intimidad.

Incluir un muro que separe ambas zonas de la zona del lavabo es una estupenda idea, pero si el espacio es más reducido una distribución en línea nos permite dejar libre un espacio central de paso de 60cm a 90cm. De este modo, si hay dos o más usuarios utilizando una zona concreta del baño al mismo tiempo, se previene el riesgo de molestarse al pasar.

Dos lavabos independientes o en su defecto encimera grande

En los baños compartidos siempre existe la posibilidad de que más de una persona tenga que entrar al baño a la vez. Ya sea a lavarse las manos, los dientes, maquillarse, peinarse, afeitarse… tareas que al no disponer de dos lavabos o encimera con un seno grande no se podrían realizar a la vez.

Con un lavabo doble optimizamos el tiempo en la baño, reducimos el tiempo de espera y evitamos posibles conflictos. A no ser que el baño sea tan pequeño que no nos quepa un doble lavabo o un mueble de baño con doble seno, en los baños compartidos un doble lavabo siempre es un beneficio.

Si no hay espacio para dos lavabos, se debería procurar que la encimera para baño sea lo más grande posible, para que mientras uno usa el lavabo la otra persona también pueda realizar otras tareas.

Esta es una de las mejores opciones para que varias personas usen el baño al mismo tiempo y de manera agradable.

Plus de almacenaje

Además de una buena distribución del espacio, debemos optimizarlo para conseguir el máximo espacio de almacenamiento posible.

Cada persona tiene sus propios botes, utensilios y cajas por lo que sería bueno que cada una dispusiera de su propio espacio para sus cosas. Para ello, un mueble de baño grande de 100cm o 120cm con varios cajones, donde cada uno tenga un cajón asignado o una parte del cajón con divisores es una gran ayuda.

En el caso de que los cajones no sean suficientes o el mueble de baño tenga una capacidad más reducida se puede recurrir siempre a muebles de baño auxiliares como estanterías, muebles suspendidos o columnas, que no ocupan mucho espacio y nos sirven para disponer de un lugar de almacenaje extra.

Con estos 3 consejos lograremos que nuestro baño compartido se convierta en espacio práctico, funcional y sin altercados, además de cómodo y bonito.

 

Mamparas GME una opción realmente interesante para renovar tu baño

Mamparas GME una opción realmente interesante para renovar tu baño

iBaños es la tienda que necesitas en el momento que te planteas hacer alguna modificación o instalación de cualquier cuarto de baño. En este artículo queremos dar a conocer la alta calidad de un sector concreto de nuestros artículos, como son las mamparas tanto de baño como de ducha. Concretamente vamos a hablar sobre Mamparas GME, una excelente marca con la que trabajamos desde iBaños y que tiene una gran aceptación de venta por parte de nuestros clientes por su calidad y precio. (más…)